21 de octubre de 2014

Presupuestos Generales del Club de la Comedia.

Presupuestos Generales del Estado 2012 “Los presupuestos de la credibilidad”.
Presupuestos Generales del Estado 2013 “Del crecimiento y del empleo”.
Presupuestos Generales del Estado 2014 “Presupuestos de la recuperación y con marcado carácter social”.

Presupuestos Generales del Estado 2015… miren, permítanme que sencillamente no reproduzca la boutade de turno que ha regurgitado el Bobierno,  simplemente diré “Los del nuevo engaño”(1).


Ni los PGE del 2012 fueron creíbles, de hecho ni acertaron ni cumplieron nada, ni los del 2013 supusieron crecimiento y empleo alguno, ni en 2014 nos estamos recuperando de la crisis ni han tenido “marcado carácter social”, signifique ésto lo que signifique. Así que ¿Realmente los PGE 2015 son los de la consolidación de la recuperación? Lo cierto es que es muy difícil creerle a Montoro, ya que con una deuda pública disparatada y creciente, con un PIB falseado, y con unos impuestos cercanos al expolio, lo único cierto es que mienten más que hablan, tanto ellos como sus cuentas.


Según las cuentas oficiales, esas que ya no se cree ni el que las copia, nuestra deuda es de 21.659,16 € por habitante, frente a los 20.383 € per cápita del 2013 o los 19.147 € del 2012. Pero claro, luego uno va a la fuente de las cuentas oficiales, o sea al Banco de España, y descubre la letra pequeña del tinglado político económico. Y resulta que, ¡Oh sorpresa, sorpresa!, nuestra deuda total es un “poquito” mayor, de 1,45 billones € para ser exactos. Lo que traducido significa que cada habitante de España tiene una deuda de 31.177,59 € gracias al Estado del Bienestar, ¿O sería mejor llamarlo el Bienestar del Estado?, en todo caso seguro que no hablamos del bienestar de los españoles.

Así las cosas cabría preguntarse si puesto en relación al PIB igual ésto tampoco es para tanto. Es cierto que a lo mejor con un PIB abultado estas cosas no son tan graves, aunque semejante deuda per cápita es sencillamente monstruosa para España, pero es que para más escarnio nuestro PIB se encuentra más falseado que un billete de seis euros. Sin mencionar el hecho del disparate que supone introducir en el cálculo del PIB los inmensurables narcotráfico y prostitución, la prueba de la falsedad del PIB radica en referenciarlo sobre sí mismo, de manera que si el PIB del 2007 fuera 100 ¡Resulta que el PIB del 2013 es 97! Es decir, que según el Bobierno no hay crisis. De hecho es tan chusca la manipulación del PIB que en 2010, en lo peor de la crisis, cuando más descendió nuestro PIB según los cálculos del Bobierno, esta referencia se sitúa en 99. Es de traca, oiga.

La realidad del PIB es que según todos los informes y debido a la contracción de las bases fiscales es un 25-30% inferior a lo que el Bobierno dice, lo que agrava sobremanera el problema de la borrachera política de la deuda, que con la imprescindible e irresponsable ayuda del BCE, con su barra libre dando más y más droga a los drogadictos sin control alguno, se mantiene en pie un modelo de Estado insostenible y un sistema financiero quebrado.

Con un déficit estructural del 25%, con un aumento del gasto en 2015 de 17.000 millones de euros, con 19.000 entes públicos, con la previsión en 2015 de más contratación de empleados públicos, con el mayor esfuerzo fiscal de la OCDE, habiéndose destruido 32,5 millones de horas de trabajo en el 2ºT 2014 respecto al 2ºT del 2013 (equivalen a 61.500 puestos de trabajo a tiempo completo), con el PIB falseado, con la demanda interna cayendo debido a la caída del poder adquisitivo de los españoles lo mismo que las exportaciones, y en definitiva con las verdaderas reformas que posibiliten la salida de la crisis de los españoles pendientes de realizar, es un engaño y una mentira el que se venda tanto la salida de la crisis como la recuperación. No es cierto.

Lo único cierto de los Presupuestos Generales del Estado 2015 es que el gasto público sigue aumentando, más de lo que se ingresa generando más deuda, y que no se van a cumplir los ingresos estimados.

Así que no se dejen engañar ni por unos ni por otros, que todos hacen y han hecho las mismas trampas estando en el Gobierno, estos PGE remachan el ataúd de la economía española y, por ende, de todos los españoles.


(1) Según el Bobierno estos PGE son los del "crecimiento económico, la creación de empleo y la mejora de la competitividad". Y el que no se lo crea que reviente.