17 de julio de 2014

Municipios, municipios everywhere...

¿Cuántos políticos se necesitan para inaugurar una rotonda?
Dentro de poco se cumple el aniversario del anuncio realizado por el ministro de Reformas Institucionales italiano, Roberto Calderoli, quien anunció el 13 de agosto de 2011 lo que el Gobierno italiano había aprobado el día anterior en un consejo de ministros extraordinario y urgente. Una de las medidas aprobadas por el ejecutivo italiano para afrontar la crisis fue: “La supresión de las provincias de menos de 300.000 habitantes o de 3.000 kilómetros cuadrados de superficie”, y la obligación de fusionarse para los ayuntamientos de menos de 1.000 habitantes.

¿Y ésto es mucho o poco? Se preguntarán. Pues para que se vayan haciendo una idea, si esta misma medida se aplicara en España supondría la desaparición de más de la mitad de sus ayuntamientos, 14 provincias, y una docena de Diputaciones Provinciales, con sus diputados provinciales y asesores y otros cargos de libre designación y confianza. Lo que de entrada no está nada mal.

Esta medida adoptada en Italia, su plan para eliminar 1.500 de sus 4.259 municipios y 59 de sus 110 provincias, no es una locura que les haya dado a nuestros primos en un arranque apocalíptico destructor. No. Esta optimización de los recursos es algo muy común desde hace años en otros países, sin tanta crisis pero con más sentido común o racionalidad que el nuestro (nada difícil por otra parte), como Alemania que bajó de 25.000 a 8.414 ayuntamientos, en un proceso todavía abierto, o Dinamarca que pasó de 13 provincias a 5.  Ya con la crisis financiera en escena incluso la socialista Grecia planteó por ley reducir de 1.034 a 325 los municipios, lo que supone la supresión nada desdeñable de dos tercios de los mismos. Pero hay  más ejemplos, no se crean, que por lo que vamos a ver los expertos pagafantas de la fiesta política seguimos siendo los españoles.

- Bélgica: de 2.669 a 586 (-78%) con 10,5 millones de habitantes.
- Dinamarca: de 1.387 a 98 (-93%) con 5,6 millones de habitantes.
- Suecia: de 2.281 a 286 (-87%) con 9,5 millones de habitantes.
Letonia: de 500 a 118 (-76%) con 2 millones de habitantes.
- Bulgaria: de 2.178 a 255 (-88%) con 7,3 millones de habitantes.
- Reino Unido: de 2.028 a 484 (-76%) con 60,5 millones de habitantes.
- Italia: de 4.259 a 2.759 (-35%) con 59,5 millones de habitantes.
- Grecia: de 1.034 a 355 (-66%) con 11,3 millones de habitantes.

El récord absoluto lo tiene Islandia, que con 331.000 habitantes redujo el número de sus municipios en un 99%, pasando de tener 7.200 a 76.
De hecho si en España se pusiera en marcha el Plan Calícrates, que los griegos implementaron en 2010, se suprimirían el 83,8% de los municipios.


La deuda pública sigue creciendo sin parar. ¿Saben quién la pagará?
Veamos nuestros números que son de vergüenza ajena, justo lo que no tiene la canalla política que nos mal gobierna y la que aspira a mal gobernarnos, que aquí hasta el más tonto aspira a correrse una buena juerga a nuestra costa, y la prueba está en la cantidad de partidos que han surgido de un par de años para aquí sin que ninguno de ellos suponga la aportación de ninguna idea nueva.

En España hay 8.117 municipios en total (tenemos tantos municipios como Alemania pero con la mitad de población), de los que 6.799 municipios (83,8%) son menores de 5.000 habitantes dando servicio a 5.891.794 personas (12,5%) con unos 48.730 concejales (72%), y eso sin contar a funcionarios, personal contratado y de libre designación, y a las numerosas empresas públicas de las corporaciones locales que forman el entramado clientelar que sostiene este chiringuito mafioso. ¿No les parecen excesivos estos números? Porque a mí me parecen sintomáticos de nuestra endémica situación de golfos y canallas apesebrados que provocaron nuestra ruina y no nos permiten levantar cabeza. Pues sepan que si estos municipios se fusionaran tendríamos un ahorro inicial estimado en 17.000 millones de euros.

17.000 millones de euros son 170 millones de carros de compra de 100€ cada uno (3,5 carros por habitante). Piensen en ello cada vez que pasen por una instalación municipal infrautilizada.